miércoles, 9 de diciembre de 2015

Almudena Grandes, una grande entre las grandes... La "Sabina" de los libros...

Hoy ha sido la presentación del nuevo libro de Almudena Grandes " Los besos en el pan" y he podido conocer y hablar con la escritora.


En el salón de actos del centro cultural el Madroño de Vicálvaro unas 200 personas hemos podido escuchar de sus palabras todos los intríngulis de su nueva novela. Me ha sorprendido gratamente su simpatía, su léxico, su sentido del humor y su voz profunda. Toda ella muy estilo Joaquín Sabina, y cuando se lo he comentado, se ha reído, y me ha confirmado que es gran amiga del cantante.
 La novela, según la autora, ha sido sobrevenida a partir de "Las tres bodas de Manolita"  "porque la memoria tiene que ver con el presente y con el futuro, ya que sin memoria no hay futuro". Ha sido un desafío personal contarlo ya que la gente le pide que cuente sus historias. Ella se plantea preguntarle a su abuelo por la crisis actual, y reconoce que para los abuelos esta situación sería sólo un contratiempo. Los abuelos son los verdaderos protagonistas de esta historia ya que tienen fortalezas que "nosotros no tenemos" porque han vivido cuando la pobreza no era triste, ni humillante ni vergonzosa, y nosotros hemos perdido hace 25 años esa cultura. De ahí la frase que resalta en su obra "Hay que ser muy valiente par pedir ayuda, pero hay que ser todavía más valiente para aceptarla"
El libro es una reivindicación de la pobreza, de mimar las cosas y tener una relación razonable con lo que nos rodea. Es una novela social , con un protagonista colectivo, que es el barrio de Bilbao y sus gentes con escenarios transversales como las peluquerías, bares y comercios donde las familias conservan el orden social gracias a los abuelos ayudando a los que han caído. Son ellos los que enseñan a los nietos a ser fuertes y a vivir en la pobreza.

Hay que intentar recuperar el valor de las cosas, la cultura del esfuerzo y del trabajo, las cosas que merecen la pena cuestan. Para ser feliz hay que romper la asociación entre felicidad y consumo.
Todo esto regado de carácter y sentido del humor, con ironías que dejaron a un público entregado. Cuando le preguntaron si quería entrar en la Real Academia de la Lengua, dijo que no... que lo único que hacían era quitar los acentos. También nos ha contado que el título viene de la costumbre de sus mayores de besar el pan cuando se caía y volver a meterlo en la panera, y que estuvo a punto de titularlo tortillas esmirriadas de rebozado, pero que era un mal título.

Sólo puedo criticar al libro que es demasiado corto para lo acostumbrado por la autora, y me quedo con las ganas de compartir una tertulia con Almudena junto a un vino y escucharla, escucharla, escucharla..... que grande Almudena, es todavía mejor escucharte que leerte. No me voy a poder esperar a que Papá Noel me regale el libro.... Muchas gracias a tí y a la libreria Jarcha por organizarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada